Mont Saint Michel

Peregrinar por el mundo

Información espiritual, Sin categorizar

¿Has pensado alguna vez en hacer una peregrinación a pie por nuestro mundo?

Caminando y rezando, hacia un lugar bendito, un santuario, una iglesia, una capilla, o incluso una cruz… Ofreciendo a Dios nuestro caminar, nuestros esfuerzos y nuestras oraciones. ¡Y pidiendo misericordia para nuestro mundo!

 

Desde el santuario de Notre Dame de Myans hasta el Mont Saint Michel

Esto es lo que hizo el equipo del Rosario Perpetuo por el Mundo el domingo 24 de octubre. Después de la celebración de la santa misa recibimos la bendición del Padre Serge y comenzamos a rezar el Rosario por el mundo en el Santuario de Notre Dame de Myans.

Luego, equipados con nuestros bastones y la fuerza del Señor, peregrinamos a la capilla del Monte Saint-Michel en Saboya. Caminamos por los viñedos de esta zona continuando nuestro rosario. Admiramos los magníficos colores de la estación otoñal y dimos gracias a Dios por su hermosa Creación.

Tras una empinada y alegre subida a La Capilla, rezamos a San Miguel pidiendo su protección para nuestro mundo. Por la noche, a pesar del cansancio de las 5 horas de caminata, nos sentimos muy felices de haber vivido este fuerte momento de oración, amistad y esfuerzo, en un hermoso paisaje otoñal.

 

La propia Virgen María ya nos pidió que recemos mientras peregrinamos

En Notre Dame de Kerrio, Bretaña (Francia) en 1874, la Santísima Virgen se apareció a un joven de 12 años, Jean-Pierre Le Boterff, que era criado de una granja. Mientras cortaba mijo en un campo, vio una hermosa dama, que brillaba como el oro, por encima de los árboles vecinos. Lleva un vestido azul con estrellas, una capa dorada y un velo blanco. Y ella le dice:
– «Ven, hijo mío. Soy la Madre de Dios. Reza mucho, porque ya no puedo sostener el brazo de mi Hijo. El próximo domingo, llévate a algún buen cristiano, a tu hermano o a tu madre, e irás a Sainte Anne d’Auray a rezar por la Bretaña. Rezarás tantos rosarios como cuentas tengas en tu rosario. Y esta peregrinación la harás descalzo, excepto en los pueblos.»
– «Pero no puedo; me dolerán los pies«, respondió el chico.
– «No, te pondré algo bajo los pies y no te dolerá […]».

El día 13 de septiembre por la noche, Jean-Pierre partió con su madre hacia Sainte Anne d’Auray, caminando descalzos toda la noche y recitando su rosario. Llegaron el día 14 alrededor de las 4 de la mañana. Hicieron sus devociones, asistieron a la misa y salieron para volver a casa por la tarde. La madre caminaba con sus medias, ya que sus zapatos estaban completamente gastados. No sintieron ninguna fatiga, ¡a pesar de los 114 km que habían recorrido!
El niño y su madre habían rezado el rosario mientras caminaban por Bretaña a petición de la Virgen Maria.     Después de esta peregrinación se atestigüan milagros en Nuestra Señora de Kerrio.

Invitación

¿Y si lo hiciéramos como ellos, pero para nuestro mundo? Tanto si vivimos en Europa, América, Asia, África o Australia, ¿qué pasaría si hiciéramos una pequeña peregrinación, de dos en dos o de tres en tres…ofreciendo el rosario por el mundo a lo largo del camino?

 

 

Inscrivez-vous pour recevoir la lettre d'information mensuelle

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.