Novena por nuestro mundo en peligro

Información espiritual, Sin categorizar

Tiempos difíciles nos esperan…

El 8 de diciembre de 2021, fiesta de la Inmaculada Concepción, marcará el final del año especial de San José. Él, el protector de la Iglesia Universal, ha protegido al mundo durante todo este año pasado, y por ello le estamos profundamente agradecidos.

Pero, ¿qué pasará después del 8 de diciembre? Muchos profetas de hoy, a menudo reconocidos por sus obispos en los diferentes continentes, anuncian que tiempos muy difíciles están a nuestras puertas.

¿Vamos a quedarnos quietos, con los brazos cruzados, y esperar?

¡Salvados in extremis!

Quizá recuerdes al profeta Jonás de la Biblia. Tenía una «misión imposible»: despertar al pueblo de Nínive para que se apartara del mal y se le perdonara la vida. Jonás, después de haber huido cobardemente de la tarea que Dios le había encomendado, finalmente regresó a Nínive gritando la profecía que el Señor le había dado:
«¡Otros 40 días y Nínive será destruida!«
¿Y qué pasó? El pueblo creyó en Dios. Y comenzaron a ayunar y a vestirse de sacos y ceniza y a rogar a Dios que los perdonara… Y Dios vio su reacción, escuchó sus oraciones… Y no permitió que su ciudad fuera destruida. El pueblo de Nínive, que debería haber perecido, se salvó.

Y nosotros, a finales de 2021, ¿a qué esperamos para actuar?

¿No podemos, como el pueblo de Nínive, hacer que los graves problemas que se avecinan disminuyan o incluso se eviten?
Sí que podemos. Durante las numerosas apariciones de la Virgen María, como en La Salette en 1846, en Fátima en 1917, en Akita en 1973, nuestra Madre Celestial ha anunciado a menudo que :
Si hacemos lo que nos pide, ¡se evitarán los juicios!

Vivir una fuerte experiencia espiritual

A lo largo de los siglos, Cristo y la Virgen María nos han dado los medios para tocar el Corazón de Dios y obtener su Misericordia. ¡Es más que hora, ahora, de desplegar todos estos medios tan preciosos y tan poderosos!

Por eso te proponemos vivir una fuerte experiencia espiritual: Es esta «Novena por nuestro mundo en peligro«.

Durante 9 días, como los habitantes de Nínive, rogaremos a Dios. Y durante estos 9 días, tomaremos los medios más eficaces para demostrarle nuestro amor (¿o en reparación?) e interceder por el mundo:

    Novena por nuestro mundo en peligro

    • el rosario por el mundo, que rezaremos cada día (al menos 1 docena al día).
    • el ayuno: a pan y agua algunos días, y/o ayuno de diversiones, pantallas, compras no esenciales, tratando de renunciar durante 9 días a lo que nos aleja de Dios.
    • la Eucaristía y/o la adoración en la medida de lo posible
    • la oración de las Santas Llagas, de la que el propio Jesús dijo: ‘Esta oración puede conseguirlo todo‘. Que se diga todos los días.

    Y si es posible :

    • el sacramento de confesión
    • obras de caridad, dando ofrendas a los necesitados.

    Una fecha ideal: el 8 de diciembre, ¡fiesta de la Inmaculada Concepción!

    Esta novena comenzará el 29 de noviembre y terminará en la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción.
    Así preparará nuestros corazones para esta gran fiesta, y al mismo tiempo nos preparará, para entrar en el Adviento, para la Navidad.

    ¡Y esta novena tendrá un impacto en nuestro futuro inmediato!

    Esta intensa novena se vivirá con fervor en muchos países.
    Así que estamos seguros de que tendrá consecuencias en las próximas semanas y meses. Dios, que es Misericordia, se dejará tocar.

    ¡Así que levantemos nuestros corazones!
    Comprometámonos en esta Novena con una inmensa confianza en Nuestro Padre, y demostrémosle que le amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente y fuerza…

    El mundo estará protegido en la medida de nuestro compromiso.

     

    Inscrivez-vous pour recevoir la lettre d'information mensuelle

    Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.