La Virgen de Guadalupe nos prepara para la Navidad

Potencia del Rosario

Patrona de las Américas y protectora de los niños por nacer, la extraordinaria Virgen de Guadalupe, celebrada el 12 de diciembre, anuncia la Vida que brota en Navidad…

Dios siempre elige lo que es pobre y pequeño

El 9 de diciembre de 1531, primer día de la octava de la Inmaculada Concepción, Dios eligió a un pobre campesino de México. Aquella mañana, Juan Diego acababa de salir de su mísera casa y se dirigía a misa cuando el canto de un hermoso pájaro le sorprendió y deleitó. Entonces oye una voz llena de dulzura y afecto que le llama:

-» ¡Mi pequeño Juan, mi pequeño Juan Diego!

Creyéndose transportado al Paraíso, el humilde campesino corre hacia el cerro del Tepeyac de donde proviene la voz, y de pronto se encuentra cara a cara con una joven de maravillosa belleza, parada en medio de una especie de río de luz. La ropa de la niña irradia rayos de luz que transforman este árido paisaje de cactus y rocas en piedras preciosas, esmeraldas y turquesas. Juan Diego se inclina, y la muchacha le dice:

– » Escucha, hijito mío, el más pequeño […] Sabe y ten por cierto, hijo mío, el más pequeño, que yo soy la perfecta y siempre Virgen María…»

En Navidad, Dios hace la sorprendente elección de la pequeñez y la pobreza. Dios podría haber hecho nacer a su Hijo en un palacio extraordinario… pero eligió el lugar más miserable, una cueva utilizada como establo, fría, oscura, sucia… Alrededor del niño Dios, ningún poderoso, sino sus padres humildes y pobres, con los más despreciados, los pastores…

Porque nadie puede acoger a Dios si no se ha hecho pequeño y pobre.

Dios quiere venir a nosotros a través de su Madre

En el cerro del Tepeyac, la maravillosa joven, radiante de luz, añade:

– » Deseo mucho que en este lugar me construyan una pequeña «casa de Dios». Allí lo mostraré, lo exaltaré, lo entregaré a los hombres por mediación de mi amor.»

Desde la primera Navidad, María es ella la que nos da a Jesús. Su papel, su misión, su poder, es dárnoslo…

¿Y si se lo pedimos?

María fortalece nuestros corazones a través de la prueba de la confianza perseverante

El pobre Juan Diego es enviado por la luminosa Virgen María a su obispo para pedirle que construya una iglesia en el lugar de la aparición. Pero los criados se niegan a presentar a este miserable al obispo. Necesitó la terca paciencia de los humildes para entrar en el palacio del obispo, el cual escuchó distraído su historia y le dijo que volviera en otra ocasión. Juan Diego ruega a la hermosa Reina del Cielo que envíe a alguien más respetado en su lugar, pero ella le devuelve al obispo y le pide que persevere en su confianza.

Valientemente, vuelve para enfrentarse a la humillación de los criados y al escepticismo del obispo. Entre lágrimas, Juan Diego se arroja a sus pies para rogarle que le crea.

La Virgen María en Navidad, modelo de confianza perseverante: A punto de dar a luz, acepta abandonar su hogar y recorrer 100 km en burro bajo el gélido viento invernal. Entonces, después de que se le negaran todas las oportunidades de acogerla en Belén, acepta confiada el pobre establo para dar a luz a su Hijo.

Así pues, ¡tengamos valor! Como María, perseveremos en la confianza.

La Virgen no puede actuar sin nosotros

El obispo de Ciudad de México pide a Juan Diego una señal para creerle. Así que el humilde campesino corrió al cerro del Tepeyac y le pidió la señal a la maravillosa muchacha, quien le respondió con una sonrisa celestial:

Mañana irás a ver al obispo y le darás la señal que te pide para que te crea. Sabe que recompensaré tu preocupación, tu dolor y tu fatiga. Ahora vete, te esperaré mañana

A la mañana siguiente, antes del amanecer, Juan Diego llegó al pie de la colina, y se le apareció la hermosa Reina del Cielo:

Sube, hijo mío, el más pequeño, a lo alto de la colina y, donde me viste, encontrarás varias flores. Córtalas, haz un ramo y tráelo aquí, en mi presencia.»

Subió, pues, Juan Diego a lo alto de la colina, donde sólo se veían cardos y espinas, y allí se quedó helado de admiración ante un lecho de las flores más hermosas de España, que el rocío convertía en un adorno de finas perlas. El indio cortó apresuradamente una gavilla de ellas y las bajó a la Reina del Cielo, que las colocó en el manto de Juan Diego.

Cuando, tras un nuevo acoso de los criados, Juan Diego llega por fin hasta el obispo, éste abre su manto y las maravillosas flores, entre ellas rosas de dulce aroma, caen a sus pies: ¡es pleno invierno y es sencillamente imposible que esas flores estén allí!

¿Cuáles son esas preciosas flores que María nos pide que recojamos?

Son las flores inestimables de nuestras oraciones. ¿No es un rosario una guirnalda de rosas? ¿Y no deberíamos subir a la montaña de Dios, como Juan Diego, para rezar?

Para Navidad, ofrezcamos todas nuestras oraciones a Aquel que las hará fructificar.

Un milagro único en el mundo

Cuando Juan Diego abrió su manto blanco para mostrar las hermosas flores, apareció una imagen extraordinaria: la imagen de la venerable, perfecta y siempre Virgen, Santa María Madre de Dios, pintada en el manto, ¡tal y como se ha visto ahora y desde hace 5 siglos!

Mudo de admiración, el obispo se arrodilló llorando, suplicando a la Virgen María que le perdonara su incredulidad, luego, levantándose, desprendió del cuello de Juan Diego la imagen de la Reina del Cielo para colocarla en su oratorio.

Pronto hizo edificar una capilla en el lugar de las apariciones. Desde entonces, innumerables multitudes han acudido a venerar la imagen celestial de la Madre de Misericordia, que nunca ha dejado de socorrer la miseria humana mediante numerosos milagros y curaciones que continúan en el día de hoy.

De forma única, la siempre Virgen Nuestra Señora de Guadalupe ha dejado su retrato. ¡Y todos los estudios científicos modernos, cada vez más avanzados, confirman el misterioso origen celeste de este retrato!

El manto textil, tan rústico que suele desmoronarse en pocos años, no muestra signo alguno de desgaste tras cinco siglos sin la menor protección; el examen oftalmológico de los ojos del retratado muestra que están como vivos, reflejando la imagen de varias personas. La temperatura del propio manto es constante, a 36,6°, lo que es científicamente imposible… Y el manto de la Virgen, sembrado de estrellas, también ha sido analizado, por astrónomos, y esto es lo que descubrieron: ¡El lugar de las estrellas en el manto corresponde exactamente a su posición en el cielo de la Ciudad de México el 12 de diciembre de 1531, día en que se imprimió la imagen en el manto!

 

La Virgen embarazada, protectora de la Vida

La «siempre Virgen María de Guadalupe«, como se hacía llamar, aparece en su imagen vestida de princesa azteca. Un elemento de su indumentaria es de gran importancia: su cinturón oscuro, que en la cultura tradicional indica que está embarazada. Se trata de la única aparición en el mundo en la que María aparece llevando a su Hijo en el vientre.

Por eso, San Juan Pablo II nombró a Nuestra Señora de Guadalupe «protectora de los niños no nacidos«. Nos invita así a confiar a esta dulce Madre todos los no nacidos…

Esta Navidad, velemos a la Virgen embarazada. Ofrezcámosle las rosas de nuestro rosario y pidámosle por su Hijo, para que nos lo dé en la noche bendita de su nacimiento.

Y Nuestro Señor Jesús, el Camino, la Verdad y la Vida, nos colmará entonces con su Vida sobreabundante…

Inscrivez-vous pour recevoir la lettre d'information mensuelle

Nous n’envoyons pas de messages indésirables ! Lisez notre politique de confidentialité pour plus d’informations.